¿Cómo determinar el número óptimo de enfermeras en relación al volumen de pacientes que debe atender? Numerosas investigaciones han analizado cómo contar con un número insuficiente de enfermeras en un servicio y hospital repercute negativamente en la supervivencia y evolución de los pacientes. Ahora, una nueva investigación enfermera de la Universidad de Sevilla establece nuevas variables hasta ahora no estudiadas en el seno del sistema sanitario español, como es la relación entre el grado de dependencia de cuidados de un paciente y la ratio de pacientes por número de enfermera y cómo eso provoca, a su vez, un notable incremento de la mortalidad.

 

En su tesis doctoral, la profesora Elena Fernández ha estudiado 11 hospitales del Sistema Sanitario Público Andaluz donde se han realizado 3821 valoraciones en 1004 pacientes. Fernández forma parte del grupo de investigación del Departamento de Enfermería de la Universidad de Sevilla, llamado Iniciare. Ese mismo nombre recibe la escala que han diseñado para establecer el número de enfermeras que necesita una unidad, no por criterios clásicos como como la patología que presenta, el tipo de unidad en la que está ingresado o los turnos, sino en función de las necesidades reales de cuidados del paciente”.

La conclusión más llamativa que arroja la tesis de esta enfermera de la Universidad de Sevilla es que A partir de 9 pacientes, por cada incremento de un paciente en la ratio enfermera/paciente, aumenta en un 19% la probabilidad de morir, a igualdad del resto de variables del modelo.

En declaraciones a Diario Enfermero Elena Fernández asegura que “es la primera vez -en España- que se analiza el grado de dependencia de cuidados de enfermería que presenta el paciente y su relación con la ratio de pacientes que debe atender cada enfermera. Hay más investigación en el entorno de las UCI, pero no tanta en las plantas de hospitalización convencional”.

Fernández pone un ejemplo ilustrativo. “La dependencia de cuidados de una persona es la misma por la mañana, por la tarde y por la noche”. Sin embargo, según refleja el estudio, las enfermeras que trabajan en turno de noche tienen de media 13,6 pacientes asignados, casi 5 puntos superior que el turno de mañana.

La tesis se enmarca en el desarrollo de una herramienta que permita clasificar objetivamente a los pacientes en función de su necesidad de cuidados. Esta herramienta se llama Iniciare y toma su nombre del grupo de investigación del Departamento de Enfermería de la Universidad de Sevilla. “Esta herramienta puede resultar muy útil para los gestores, es de sencillo manejo, está basada en el lenguaje NOC e incluso ya ha sido traducida. De este modo, se podrá asignar el número de pacientes en función de su necesidad de cuidados y no en función a otras variables”, asegura Fernández.

Lee la tesis completa pulsando en este link