La pandemia por COVID-19 ha golpeado enormemente a la sanidad mundial, poniendo en jaque la mayoría de los sistemas sanitarios y dejando a los profesionales desprotegidos en numerosas ocasiones. Falta de material y equipos homologados, ausencia de protocolos y un desconocimiento enorme sobre la enfermedad han hecho que los contagios entre enfermeras, médicos, auxiliares… hayan supuesto un porcentaje altísimo de las infecciones. Desde el Consejo Internacional de Enfermeras han lanzado un informe con datos claves a tener en cuenta a la hora de abordar y afrontar la situación.

En este sentido, el documento, que aglutina los datos de más de 50 asociaciones de enfermería de todo el mundo, entre las que se encuentra el Consejo General de Enfermería de España, desvela que un 10% de los casos confirmados de contagios afectan a profesionales sanitarios, llegando en algunos países a alcanzar hasta el 32%. “Los datos publicados hacen complicado obtener un desglose por ocupación, pero en los países con mecanismos adecuados se pone de relieve que las enfermeras son el colectivo con mayor número de infecciones”, destaca el documento.

Asimismo, el CIE destaca que, a fecha de 14 de agosto, el número acumulado de muertes registradas en 44 países ascendía a 1.097. Esta cifra, tal y como explican, “infravalora considerablemente la situación” porque sólo recogen los datos de 44 países.

Otro punto para destacar es que sólo el 48% de las asociaciones indican que el COVID-19 se reconoce como enfermedad laboral para los trabajadores sanitarios y hasta un 45% informan de la existencia de una compensación por parte de los gobiernos para los sanitarios contagiados

En el documento, el CIE desvela que más del 70% de las asociaciones ha recibido informes de denuncia de violencia o discriminación contra los trabajadores sanitarios en primera línea a causa del COVID-19. “Entre los incidentes se encuentran casos de discriminación, agresiones verbales y físicas, además de daños psicológicos. Algunas denuncian que hay enfermeras a las que se les ha negado alquilar una casa o les han echado a la calle”, reza el documento.

Por otra parte, el informe también analiza algunos de los problemas de salud mental que están sufriendo las enfermeras durante esta pandemia. “Agotamiento, ansiedad, depresión y miedo al estigma son los problemas comunes que se han notificado”. Así, hasta un 76% de las asociaciones informan de la existencia de apoyo psicológico a disposición de las enfermeras.

En definitiva, a través de este informe, las enfermeras de todo el mundo instan a los Gobiernos a dar la protección adecuada a los profesionales porque sólo así se podrá superar la pandemia.

Ángel M. Gregoris